Pocas personas han marcado tanto la industria del cine como lo hizo el talentoso maestro de las artes marcialesBruce Lee. Su habilidad incomparable y su devoción al mejoramiento constante, permitieron que su presencia en el mundo cinematográfico, que aunque breve, dejara una huella imborrable a través de las generaciones, siendo una referencia obligada en el género de acción.

Bruce Lee, nacido Jun Fan en San Francisco, California el 27 de Noviembre de 1940, el año del dragón en el zodiaco chino, es fácilmente reconocido por sus intensas escenas de acción y su pasmosa destreza en las artes marciales. De hecho, era tan preciso y veloz en sus movimientos que al grabarlo era necesario usar cámara lenta para captar los detalles de sus golpes y evitar que saliera borroso.

Su talento era simplemente inigualable, haciéndolo destacar desde su adolescencia. A la edad de 17, fue declarado como campeón de un torneo escolar de boxeo en Hong Kong, ¡y sin siquiera tener una instrucción formal en el deporte!

Seguro que también lo recuerdas por su asociación a los mortales nunchakus, armas tradicionales de las artes marciales asiáticas, que debido al magistral uso que les daba Bruce Lee en múltiples filmes, especialmente durante su actuación en la película “Furia oriental” o «Puños de Furia» en 1972, quedaron ligados a la imagen del actor en la cultura popular.

Esa gran habilidad que dejó boquiabiertos al público de dos continentes fue forjada gracias a su gran dedicación a un exhaustivo entrenamiento físico, que cumplió desde su temprana juventud y que fue optimizando a lo largo de su vida, tomando cada oportunidad para desarrollar cada una de sus habilidades y llevarlas al siguiente nivel. ¡Ni siquiera se colocaba los pantalones sin hacer unas sentadillas primero!

Be water my friend!

Pero, ¿sabías que, no solo era un fanático del mejoramiento físico, sino también del mental? Pues así es, la lectura es el entrenamiento del cerebro y el definitivamente lo tomaba en cuenta, siendo incluso este uno de sus pasatiempos favoritos.

Bruce Lee era un lector empedernido, siendo conocido por llevar un libro con él a todas partes, cultivándose en temas varios que incluían la filosofía y la psicología, además de las artes marciales y el boxeo. De hecho, antes de zambullirse de lleno en el mundo del Kung Fu incluso soñó con ser dueño de una librería.

Un dato divertido del actor que todos deberían conocer es que tenía un gran sentido del humor y era un bromista. Bruce Lee solía pretender ser un chico nerd en las calles e incitaba a los pandilleros, para luego golpearlos “accidentalmente” y huir riéndose de forma femenina. El decía “Una persona puede aceptar recibir una paliza de alguien más grande, pero si piensa que fue golpeado por un hada, estará molesto por el resto de su vida”.

Esta leyenda del cine sin duda alguna estaba lleno de sorpresas. Todos conocen al Bruce luchador pero su versión intelectual o bromista realmente le dan nuevas facetas a un personaje usualmente reconocido por sus potentes patadas, demostrando que realmente era un maestro equilibrando cuerpo y mente, lo cual debe ser la clave de cómo logró posicionarse como uno de los mejores luchadores de la historia.

Si ya eres admirador/a de Bruce Lee por sus memorables filmes o te ha impresionado su filosofía y estilo de vida integral de entrenar tu cuerpo y mente, ¡entonces esta camiseta divertida o taza original es para ti!. Encuéntrala en nuestro sitio web. ¡Enséñales a todos tu gran estilo y lúcete como el grandioso Bruce Lee!